3 Formas o métodos de valorar una empresa 2

3 Formas o métodos de valorar una empresa

Cuando uno habla sobre valoración de empresas, básicamente lo que persigue es justamente hallar el valor de una compañía.

Por ejemplo, si estamos pensando en Coca-Cola, o en cualquier empresa como podría ser un restaurante, si yo soy el dueño de esta empresa y la quiero vender, me debo hacer la pregunta de cuánto vale mi empresa, cuál es el valor de esta empresa.

Existen varias metodologías para hallar el valor de una empresa, de hecho, normalmente se habla de tres metodologías como las más comúnmente aceptadas.

De ellas, dos de esas metodologías se basan en múltiplos, luego veremos en qué consiste, y la tercera es la de flujos de caja descontados.

Las valoraciones que utilizan múltiplos son dos. Una es la valoración por múltiplos de transacciones comparables y la otra es la valoración por múltiplos de compañías cotizadas en bolsa comparables.

Valoración por múltiplos de transacciones comparables.

Simplemente para que se hagan una idea, debemos de pensar un segundo en que queremos hallar el valor de nuestro apartamento el cual queremos vender y queremos saber cuánto podemos cobrar.

Lo más simple que podemos hacer es decir lo siguiente. Si mi vecino vendió su apartamento hace un mes y lo vendió por 100.000 euros y mi apartamento es muy similar al de mi vecino entonces yo debería recibir el mismo dinero.

En otro caso sería. Si en vez de mi vecino quien vende su apartamento es el señor del apartamento del edificio al lado, en este caso tengo que pensar que su apartamento es del doble del tamaño del mío, por lo que entonces yo debería recibir la mitad del importe recibido por él.

Básicamente lo que estamos haciendo es tomar otras transacciones en el mercado por un bien similar al que queremos vender y hacer una normalización.

Cuando digo normalizar me refiero a tomar una referencia para obtener el valor de venta, como puede ser el metro cuadrado, aplicando, o mejor dicho multiplicando, dicho índice de referencia por el valor unitario del mismo. Por tanto, multiplico el precio de venta por metro cuadrado a los metros cuadrados de mi inmueble.

Por tanto, lo que busca hacer una valoración por transacciones comparables es buscar empresas que se hayan vendido en el mercado, se mira cuál fue el valor de esa transacción, se normaliza de alguna forma razonable, por ejemplo, tomando como referencia el EBITDA, o incluso métricas operativas, por ejemplo, si mi compañía es una planta de electricidad de lo hago por megavatios instalados, si se tratara de una planta de producción de cerveza lo hago por litros producidos.

Valoración por múltiplos de empresa listada en bolsas comparables

Este método es similar al anterior, pero la diferencia es que no busco transacciones que hayan realizado previamente, es decir, que hayan ocurrido, sino lo que hace es buscar empresas que cotizan en bolsa, la cual presenta un valor implícito, es decir, si el precio de la acción es 700 euros y tiene 1000 acciones, entonces el valor del patrimonio son 700.000 euros.

Por tanto, si yo quiero yo tengo una empresa de chocolates lo que hago es hoy al mercado, voy a la bolsa de valores, miro empresas de chocolate existentes en la bolsa de valores, miro cuál es el valor que el mercado le está dando a estas empresas de chocolates, normalizó según el volumen de producción de chocolates, o EBITDA, que tienen esas empresas, y le aplicó ese múltiplo al número de producción de chocolate a mi empresa y de forma cálculo el valor de mi empresa.

Esas son las dos metodologías por múltiplos que son más comúnmente utilizadas, pero de hoy en día lo más habitual es utilizar la valoración por flujo de caja descontado.

La valoración por flujo de caja descontados.

La valoración por flujos de caja descontados busca encontrar el valor intrínseco de una compañía, el cual es diferente al valor relativo.

El valor relativo es el valor que se haya utilizando la metodología de múltiplos que acabamos de hablar, alguna de las dos metodologías de múltiplos que acabamos de hablar, porque estas metodologías nos dan el valor relativo de una empresa al valor de la empresa que está cotizando en bolsa, o relativo al valor de la empresa que se vendió en una transacción determinada.

Sin embargo, la metodología de valoración por flujos de caja descontados busca encontrar el valor intrínseco, es decir, no utiliza comparables sino utiliza proyecciones futuras de flujos de caja de una empresa.

Cómo funciona la valoración por flujos de caja descontados

Básicamente se basa en los flujos de caja libres desapalancados de la empresa, los flujos de caja libres futuros de la empresa.

Por tanto, lo que lo que la metodología va a hacer es va a tomar los flujos de caja libre desapalancados futuros de la empresa, es decir, el dinero que la empresa va a generar en el futuro, y una vez calculados va a tomar todos esos flujos y los va a traer a valor presente para determinar el valor de la compañía, es decir, el valor de una empresa es el valor presente de todos esos flujos de caja futuros que esta compañía va a generar.

Los flujos de cajas libres desapalancados son los flujos de caja que quedan disponibles para los proveedores de capital de la compañía, es decir, cuando la compañía genera flujos de caja esos flujos de caja se pueden utilizar para pagar deuda o para distribuir a los accionistas de la compañía, igualmente esa caja es la que queda disponible para los proveedores de capital de la compañía, y por ello esos flujos de cajas son los que vamos a descontar.

entonces dado que esta es la caja que genera la compañía, la que le queda disponible para los proveedores de capital, la estructura de capital, es decir, cuánta deuda o cuánto patrimonio tiene la compañía no va a afectar a los flujos de caja disponibles de la compañía, esos flujos de caja van a hacer lo mismo, no importa qué montos de euros tengamos.

Normalmente se hace una proyección a cierto número de años, cinco años, diez años o treinta años, sin embargo, se asume que la compañía va a continuar a perpetuidad, la compañía no se acaba no termina.

Piensen en Coca-Cola, o piense en Bavaria, en cualquier compañía relativamente grande, si ustedes se dan cuenta esas compañías han estado activas por muchos años, más de 100 años en nuestro caso, y seguramente va a seguir viva por 100 años más.

Por ello, la metodología lo que busca es simular que la compañía continúa produciendo flujos de caja perpetuamente.

Es por eso que si proyectamos 5, 10, 15 años, tenemos de alguna forma que capturar todos los flujos después de los 5, 10,o 15 años que estamos proyectando, entonces ahí es donde entra el tema del valor terminal.

El valor terminal será el valor estimado de los flujos de caja que suceden después de los flujos de caja proyectados a 5, 10 o 15 años.

De esta forma el valor de la empresa captura tanto el valor de los flujos de caja proyectados como el valor terminal y todo esto se trae al presente utilizando una tasa de descuento.

Esa tasa de descuento es el costo promedio ponderado de capital, con sus siglas en inglés es WACC. El WACC quiere decir el costo promedio ponderado de capital de la compañía, y con el WACC se descuentan estos flujos futuros y lo que nos da será el valor actual de la compañía.

Así pues, debe quedar claro los métodos de valoración que más comúnmente se utiliza, pero con la salvedad de que será este último el que mejor nos aproxime al valor real de una compañía.

Por favor comparte este artículo Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Ir arriba