informe pericial perfecto

Errores que debes evitar para hacer un informe pericial perfecto

Hay errores que pueden convertir lo que podría haber sido un buen informe pericial en un informe desastroso. Y cuando esto sucede, las consecuencias pueden ser nefastas para alguna de las partes en un procedimiento judicial.

Por motivos como este, es por lo que quiero compartir contigo algunos de los errores más comunes, que debes evitar al redactar un informe pericial, si deseas que tenga la calidad mínima que se le exige a un informe pericial.

Errores que debes evitar para hacer un informe pericial perfecto

Sin importar el caso sobre el cual se emita un informe pericial, debes tener en cuenta que el mismo va a suponer, en muchos casos, el argumento principal sobre el que se va a basar determinada parte en el procedimiento, demandante o demandado, para argumentar su propósito.

Si te dedicas profesionalmente a elaborar informes periciales, económicos-financieros, médicos, como arquitecto, etc., te interesa conocer estos detalles. Igualmente, si aún no eres un profesional, pero deseas poder desarrollar esta labor, de igual manera te recomiendo que sigas leyendo.

En todo caso debes tener en cuenta que, si no realizas un informe pericial bien estudiado y fundamentada las conclusiones, además de posiblemente desvirtuar los argumentos tanto de las partes como del tribunal, puedes perder tu credibilidad como profesional, y como todos sabemos forjarse una reputación es una labor que requiere mucho tiempo y esfuerzo, por lo que no se puede ser mediocre en ningún momento.

Como dice el magnate Warren Buffett, si nos centramos en no cometer errores no podemos estar preocupados por hacer cosas extraordinarias. Hay veces que nos preocupamos tanto por lo que debemos hacer, que descuidamos lo que debemos evitar.

Por este motivo vamos a ver cuáles serían los errores que debes evitar para hacer un informe pericial perfecto.

Opinar es un grave error

Debemos recordar que una opinión es algo que tú crees que es así, pero puede haber más opiniones y cualquiera de ellas puede ser la correcta. Ello trasmite inseguridad y por tanto, en modo alguno debemos caer en la tentación de opinar sin más.

Así pues, para tener un informe pericial que tenga al menos la intención de buscar cierta perfección, debes evitar las suposiciones y subjetividades, ya que quita credibilidad al informe.

Al juez no le interesa tu opinión, le interesa que le fundamentes las conclusiones del informe.

Para no mostrar que se está emitiendo una simple opinión conviene evitar ciertas frases como «Me parece… Yo creo…» porque simplemente no dicen nada de valor que pueda ayudar al litigante a demostrar algo. En cambio, si conviene incluir en el informe frases como «A la vista de los resultados obtenidos considero…».

Así que hay que prestar mucha atención a la redacción que se da al informe, pues lo mismo se puede decir de distintas formas, pero no todas son admisibles en el informe de un profesional.

Las palabras absolutas son otro grave error

En mi vida personal no me gusta utilizar palabras absolutas, normalmente es muy fácil quedar mal empleando ese tipo de términos. Lo mismo sucede ante los tribunales, al utilizar palabras absolutas, como por ejemplo “siempre”, la contraparte tan solo debe buscar un acontecimiento donde no ocurra lo que se afirma para que tu planteamiento queda sin valor.

Aquí radica el principal problema que presenta el uso de palabras absolutas.

Al igual que ocurre con la palaba “Siempre”, ocurre con la palabra “Nunca”, basta con solo buscar un escenario donde se haya hecho lo que tú dijiste que nunca se hacía, para contradecir tus argumentos.

Por ello trata de evitar esta tentación o predisposición que a veces se tiene, ya que se puede, e incluso se debe, utilizar otros términos que pueden sugerir igualmente claridad o contundencia sin pecar de radical.

Cuidado con hacer excesivo énfasis

Si bien es cierto que puedes hacer uso de negritas, signos de exclamación y cualquier otro medio que te permita resaltar y hacer énfasis de lo que se pretenda en las conclusiones, no resulta muy recomendable.

Un informe pericial bien redactado no precisa de resaltar gran cosa, por cuanto todo ha quedado claro en el mismo.

Insisto en que los tribunales son muy delicados a veces, y la contraparte siempre buscará el error más mínimo para hacerte quedar mal.

Considero además que, al hacer mucho énfasis en algo, puede dar la impresión de ser excesivamente subjetivo, intentando incluso dirigir la atención hacia aquello que se ha resaltado, por lo que pudiera de esta forma restarle valor al informe, así como credibilidad.

Otros errores que debes evitar para intentar hacer un informe pericial perfecto

De la misma manera que los errores anteriores, es muy importante que te fijes muy bien en los siguientes para evitarlos de cualquier manera:

  • Como alguien dijo alguna vez, “si hay que ir se va, pero ir para nada….”. Así que, si vas a dar una conclusión vaga o infundada, mejor será que comience de nuevo el análisis. Este resulta ser un error muy habitual cuando no se tiene experiencia.
  • No utilices palabras que provoquen incertidumbre. Me refiero a frases como: aparentemente, parece que… ya que al igual que las opiniones, no afirman ni aportan nada, sino todo lo contrario, es decir, crea incluso dudas.

Si te aseguras de no cometer estos errores que he mencionado, puedes tener por seguro que la calidad de tu informe pericial será más que aceptable. Mi consejo es que una vez que ya esté redactado, lo vuelvas a revisar en busca de este tipo de errores para asegurarte de que no lo has cometido.

Al principio puede ser que te cueste y tengas que corregir constantemente el informe, pero con el tiempo, la práctica y la experiencia que acumulas, todo saldrá de una manera muy natural.

Otro consejo que te puedo dar es que no esperes a estar frente a un caso real para hacer un informe pericial. Si quieres ser un profesional en este área, puedes ir practicando con supuestos prácticos, e incluso asesorarte con profesionales con experiencia, quienes te puedan ayudar a ir corrigiendo los errores que vayas cometiendo.

Sin más que agregar, de momento solo me queda despedirme, esperando que de ahora en adelante puedas redactar un informe pericial perfecto ¡Un abrazo! ¡y hasta la próxima!.

Por favor comparte este artículo Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Ir arriba