metodo valoracion empresa

Métodos de valoración de empresas

Grupos de métodos de valoración de empresas

Podemos hablar de 4 grupos de metodologías para valorar empresas.

El primer grupo englobaría a aquellos métodos de valoración de empresas que se basan en el balance de situación. El segundo grupo engloba las metodologías basadas en lo que se llaman múltiplos comparables, en los que principalmente se utilizan múltiplos respecto de determinados valores extraídos de la cuenta de resultados. La tercera metodología está relacionada con lo que se llaman métodos mixtos o de Goodwill, y finalmente el cuarto grupo de metodologías es el de aquella que están relacionadas con lo que se llaman descuentos de flujos de caja y que conceptualmente desde una perspectiva financiera son la más correctas.

Ello es así básicamente por dos motivos, en primer lugar, porque tienen en cuenta el valor temporal del dinero y en segundo lugar porque tienen en cuenta la capacidad de generación de caja a futuro que tiene la empresa, sin embargo, a pesar de considerarse este último como el más correcto por los motivos antes expresados, explicaremos también las tres metodologías anteriores puesto en determinados supuestos también son muy usadas cuando se realizan procesos de valoración, incluso, a veces, se utilizan como complemento a aquel.

Metodologías basadas en el balance de situación

Dentro de este grupo encontramos fundamentalmente cuatro métodos de calcular el valor de la empresa.

Recordad que el valor de la empresa consiste es intentar estimar lo que vale el cien por cien de las acciones o participaciones de esa empresa. Y ¿cuál es el objetivo? Por ejemplo, en caso de venta sería determinar si el precio que nos están ofertando por la empresa es mayor, menor o igual que el valor que tiene nuestra empresa y decidir si aceptamos o no un proceso de compra.

Método del valor contable

La primera de las metodologías basadas en el balance de situación es la que se denomina el valor contable. Mediante este método lo que vamos a calcular es el patrimonio neto de la empresa, como la resta del activo menos el pasivo, y ese valor del patrimonio neto, que en inglés hemos denominado Equity, sería el valor del 100% de las acciones.

Método del valor contable ajustado

El segundo método dentro de las metodologías basadas en el balance de situación sería lo que se denomina valor contable ajustado. El valor contable ajustado se basa en el método anterior de valor contable, pero lo que vamos a hacer ahora es calcular el valor de los activos a precio de mercado y le restamos el valor de los pasivos también a precio de mercado para obtener así un patrimonio neto, pero en este caso, ajustado a precios de mercado.

En cierto modo es una evolución del método anterior.

Método del valor de liquidación

La tercera metodología dentro de las metodologías basadas en el balance de situación sería la que se denomina valor de liquidación. El valor de liquidación fundamentalmente lo que haría es tomar todos los activos de la empresa, venderlos para obtener una caja, y con esa caja pagar los pasivos y demás gastos asociados a la liquidación de la empresa.

Fundamentalmente el valor de liquidación es el método del valor contable ajustado al que le resta todos los gastos por el proceso de liquidación y otros pasivos que puedan surgir durante el mismo.

Método del valor sustancial

Finalmente, dentro de las metodología basadas en el balance de situación tenemos un cuarto método que es el que se denomina como valor sustancial. Básicamente lo que hace es ver qué inversión de dinero es la que hay que realizar en la empresa para que ésta tuviera la misma escala que tiene actualmente, es decir, qué cantidad de caja tendríamos que gastar para una empresa que empieza desde cero para posicionarla o hacerla que tenga la misma escala de nivel que la empresa que tenemos actualmente.

Metodologías basadas en múltiplos comparables

Una vez que hemos hablado de esas metodologías vamos a explicar las metodologías basadas en lo que son múltiplos comparables, fundamentalmente de la cuenta de resultados.

Estas metodologías se caracterizan básicamente en que nosotros lo que hacemos es tomar un múltiplo del mismo sector al que pertenece la empresa y lo vamos a multiplicar por una métrica de la cuenta de resultados, para que mediante la realización de esta multiplicación obtener el valor de la empresa.

Como puede no haber quedado del todo claro pongamos un ejemplo, supongamos que nos queremos comprar un piso en Madrid centro donde sabemos que el metro cuadrado se paga a 3.000,00 €, y que vamos a usar como métrica en este caso la superficie de una casa que tiene 100 metros cuadrados. Si nosotros aplicáramos el valor de las transacciones comparables o múltiplos para lo que es el metro cuadrado en Madrid y hemos elegido como métrica la superficie del piso, este piso estaría valorado en 300.000,00 €.

De esta forma con la valoración por múltiplos de la cuenta de resultados vamos a hacer lo mismo, es decir, vamos a ver qué múltiplos de transacciones comparables de empresas comparables a la nuestra en el sector son los que tenemos, y vamos a multiplicarlo por la métrica de nuestra empresa.

Por lo general la métrica que se usa son las ventas netas, así por ejemplo se valoran las farmacias. Para la valoración de las farmacias se coge el margen de beneficio EBITDA, que como sabemos es uno de los márgenes más importantes dentro de la cuenta de resultados, y otro que se suele usar es el PER (Price Earnings Ratio), pero por lo general el múltiplo más usado, es decir la métrica más usada, sería el EBITDA.

Pongamos otro ejemplo, supongamos que tenemos una empresa que tiene un EBITDA de 100 millones de euros, y que en empresas comparables se han realizado procesos de compraventa en siete veces su EBITDA. El proceso de valoración en este caso sería en base a un múltiplo que es 7 por el EBITDA y nos estaría dando un valor de empresa o Enterprise Value de 700 millones.

Métodos mixtos o de Goodwill

Una vez que entendemos los métodos que están basados en el uso de múltiplos entramos a analizar los métodos denominados mixtos o de Good Will.

Dentro de estas metodologías encontramos varias como puede ser el método clásico, el método de la unión de expertos contables europeos, el de renta abreviada, y la característica de estos métodos, los cuales no voy a entrar a explicar en detalle, es que básicamente lo que hacen es, por un lado, en la valoración tener en cuenta magnitudes estáticas del balance de situación, es decir ,valores contables, y se le va a sumar a la valoración la capacidad de generar caja que tiene el negocio a futuro, es decir, es una mezcla entre valoraciones de naturaleza estática o contable, es decir, metodologías tipo 1 y mezcla con metodologías tipo 4 de descuento de flujos de caja que veremos a conctinuación.

Método basado en el descuento de flujos de caja

Finalmente entramos a analizar el cuarto tipo que es el del descuento de flujos de caja y que como he dicho anteriormente son las que se consideran más apropiadas financieramente.

Estas metodologías básicamente lo que van a hacer es estimar la generación de flujos de caja de una empresa a futuro, junto con un valor residual, y actualizarlo al momento actual.

Conceptualmente los flujos de caja es dinero, y lo que vamos a hacer con todo este dinero futuro es traerlo al momento t igual a cero y calcular un VAN, o valor actual neto. A este VAN no lo vamos a llamar VAN, sino lo que lo vamos a llamar Enterprise Value o valor de la empresa.

Estos flujos que vamos a descontar, y que también se denominan Free Cash Flow, o flujo de caja libre de una empresa (FTLE), lo descontaremos a un tipo de interés que es el WACC, el cual sería el coste medio ponderado del capital. Y dicho importe descontado, es decir, actualizado, al que habría que ajustarlo restándole el importe de las deudas con coste y sumarle la tesorería, entre otros ajustes, se correspondería con el valora de la empresa.

Como he dicho anteriormente el método del descuento de flujos de caja es el método que conceptualmente se considera más apropiado para realizar valoraciones de empresas, y en base a esta valoración, o valor fundamental objetivo obtenido, compararíamos el precio de compra o de venta que nos están ofreciendo y con esta comparación tomaríamos una decisión si comprar, vender o mantener las acciones.

En un próximo artículo explicaremos con más detalle este último método.

Un saludo a todos.

Por favor comparte este artículo Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Ir arriba